Nutritiva.mx - Momentos del tequila
Inicio | Noticias | Nutrición | Momentos del tequila

Momentos del tequila

Por
Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
Momentos del tequila

Aunque el agave no es privativo de México, y pese a que la voz “maguey” nos llegó de las Antillas en boca de los conquistadores (en nuestras lenguas nativas se le nombraba metl en náhuatl, tocamba en purépecha, guada en otomí), no cabe duda que en ninguna otra tierra se ha integrado mejor esta planta tanto al paisaje con al sentir y al vivir de su gente.

No es por azar que en nuestra paisajística del siglo XIX, en búsqueda de la esencia de lo nacional, el maguey constituya uno de los elementos más socorridos y, desde luego, el más utilizado para testimoniar con claridad que el paisaje en cuestión era mexicano y no de otra parte del mundo.

Según los conocedores, existen más de 17 géneros y especies distintos de agave, pero independientemente de sus características botánicas, de lo que aquí se quiere hablar es de la relación del maguey con la historia humana y de la influencia que ha ejercido en ella su producto etílico: el  tequila, elaborado en una comarca de Jalisco y considerado como la bebida nacional por excelencia, consumida tanto como fuera de nuestras fronteras.

En muchas regiones de México se obtienen, también del maguey, otros aguardientes similares, que reciben el nombre genérico de mezcal y toman el apellido de la población donde nacen. Tenemos así el mezcal de Oaxaca, de Quitupan, de Tonaya, de Apulco, de Tuxcacuesco y de otros lugares. Sin embargo, por una u otra razón, el tequila se considera ahora bebida alcohólica “mexicana por excelencia” así como el mariachi y los charros jaliscienses constituyen el arquetipo de toda la música de México y de quienes viven en este país.

Signos y geografía del tequila

Desde el punto de vista etimológico, se han asignado a la palabra tequila interpretaciones diversas. Parece predominar la idea de que, por venir del náhuatl (tequitl: trabajo, oficio, empleo, cargo y tlan: lugar), se refiere a un sitio donde se efectúa cierto tipo de labores o, por otro lado, como apunta el investigador Jorge Munguía en su Toponimia náhuatl de Jalisco: “lugar en que se corta”, basado en el hecho de que el verbo tequi significa, como dice Ángel María Garibay Kintana, “cortar, trabajar, tomar fatiga“.

Tequila es el nombre de una población de origen prehispánico, que está a poco menos de 60 kilómetros al norponiente de Guadalajara.

Otro propietario del topónimo  Tequila: se trata de u cerro que sobrepasa los tres mil metros de altura sobre el nivel del mar y que fue alguna vez un volcán activo. Tequila es también el nombre del valle donde se asienta el poblado y que cierra por un lado ese cerro. Tequila fue también el nombre del décimo segundo cantón de Jalisco desde 1872 hasta 1891.

Mestizaje particular

En la cultura náhuatl, el maguey fue creación divina, y sobrehumanos se consideraron también sus poderes. Según Antonio Caso, el maguey era una representación de Mayáhuel, la diosa que, como la Venus de Éfeso, tenía 400 pechos para alimentar a sus 400 hijos, los centzon totochtin los 400 o innumerables dioses de la em-briaguez, que eran adorados en los diferentes pueblos de la altiplanicie y que derivaban sus nombres de las tribus de las que eran patronos.

“La planta de maguey o agave” agrega George C. Vaillant, era sumamente importante para la economía doméstica por su savia, que se fermentaba para hacer una especie de cerveza (sic). El pulque se usaba no solamente como licor y como intoxicante espiritual, sino también tenía un efecto nutritivo importante al compensar la falta de verdura en la alimentación mexicana. 

Condesado del artículo “Momentos del Tequila”, de José María Muriá; tomado de la revista Artes de México.

 

  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Etiquetado como:

No hay etiquetas en este artículo

Califica este artículo

0