Imagen de la web

Hígado graso: riesgo para la salud y vida de un tercio de la población mundial

Gracias a los avances de la ciencia médica, la humanidad logró vencer a la hepatitis C, ya que pasó de ser un padecimiento crónico y mortal a una enfermedad curable. Sin embargo, existe un enemigo silencioso del hígado que afecta prácticamente a un tercio de la población mundial: la enfermedad por hígado graso no alcohólico (EHGNA),  la cual puede causar afectaciones serias a la salud y poner en peligro la vida.

Para tener mayor conocimiento de lo que es la enfermedad por hígado graso no alcohólico (EHGNA), sus consecuencias para la salud y su prevención, el Dr. David Chávez, especialista en Endoscopía Gastrointestinal y jefe médico de Cardio-Metabolismo de Novo Nordisk, explicó que es un trastorno metabólico que se caracteriza por la acumulación de grasa en el hígado de personas sin consumo significativo de alcohol. En la actualidad es la enfermedad hepática crónica más común a nivel mundial.

“Los niveles altos de triglicéridos y niveles bajos de colesterol bueno o HDL son muy comunes en la enfermedad por hígado graso no alcohólico. La obesidad, la diabetes mellitus tipo 2 y la resistencia a la insulina son los principales factores metabólicos de riesgo para su desarrollo”, expuso el Dr. Chávez.

“La enfermedad por hígado graso no alcohólico produce inflamación del hígado y daño de las células hepáticas. Su prevalencia se ha incrementado ante la creciente epidemia mundial de obesidad y diabetes, y se espera que sea la principal causa de cáncer de hígado, cirrosis e insuficiencia hepática, y la primera indicación de trasplante hepático. También puede causar deterioro en la función renal y eventos cardiovasculares cerebrales o infartos agudos al miocardio, y por ello las personas fallecen”, advirtió el especialista en Endoscopía Gastrointestinal.

México es uno de los países cuya población reúne varios factores de riesgo para la EHGNA y su prevalencia podría superar el 50%. Por este motivo, el panorama a mediano plazo es crítico si no se toman acciones inmediatas para contrarrestar lo que ya se considera un problema de salud nacional.

Una enfermedad sin tratamiento específico El Dr. Chávez informó que en este momento no se cuenta con un tratamiento específico para la enfermedad por hígado graso no alcohólico. “Por eso es importante enfatizar en su diagnóstico y prevención con dieta y ejercicio. Lo que buscamos evitar es que llegue a cirrosis o cáncer de hígado. El problema real es que al principio es una enfermedad silenciosa que no da síntomas sino después de algunos años, cuando las personas han desarrollado complicaciones como cirrosis, insuficiencia o cáncer hepáticos”, puntualizó el Dr. Chávez.

Respecto a la detección del hígado graso, el jefe médico de Cardio-Metabolismo de Novo Nordisk indicó que al paciente se le deben hacer pruebas de resistencia a la insulina y ver si tiene síndrome metabólico, que incluye hipertensión, cintura de más de 80 centímetros en mujeres y de 90 centímetros en hombres y un índice de masa corporal superior a 30 (obesidad). “Esto nos indica que el paciente puede tener EHGNA y que hay inflamación hepática.” 

“Para la prevención del hígado graso, debemos tener hábitos de vida mucho más saludables, con la guía de especialistas en nutrición y medicina del deporte.  El ejercicio tiene que realizarse por un mínimo 150 minutos repartidos en la semana; basta con una caminata diaria de 30 minutos por 5 días. En cuanto a dieta, es importante tener un patrón de alimentación saludable, con abundantes frutas y verduras, cereales integrales, alimentos bajos en grasa, nueces y semillas. Para hacer una mejor selección de los alimentos, debemos estar muy bien informados y educados como población.”

El especialista resaltó que hacer ejercicio y bajar de peso son los factores que mayor influencia tienen en la prevención de obesidad, diabetes y, por consiguiente, del hígado graso. “Es importante reducir entre el 7 y 10% del peso que se tiene inicialmente, ante la falta de un tratamiento específico para el hígado graso. El tratamiento farmacológico de la obesidad con agonistas del receptor de GLP-1, siempre bajo la supervisión del médico, tiene el potencial de contribuir al logro de esta meta, junto con dieta y ejercicio, y prevenir comorbilidades de la obesidad como el hígado graso.”

Expectativa en la innovación futura para vencer a la EHGNA

Finalmente, el Dr. Chávez hizo énfasis en que “en Novo Nordisk trabajamos de la mano de la ciencia, decididos a reducir los riesgos a la salud de las personas que viven con enfermedad por hígado graso no alcohólico. Estamos dando pasos importantes en la investigación y desarrollo de nuevos fármacos para dar respuesta a esta urgente necesidad de salud y mejorar la calidad de vida de los pacientes.”

Para saber más…

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Adecuada nutrición en niñas y niños asegura desarrollo físico, cognitivo y emocional

La regulación de la venta de productos ultraprocesados y bebidas azucaradas en escuelas contribuye a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *