Ortorexia, obsesión por comer saludable.

Conforme pasan los
años, los trastornos alimenticios se ven con mayor frecuencia en la población,
sin embargo el sector más afectado sigue siendo el femenino, especialmente en
la etapa de la juventud (entre los 20 y los 35 años), quienes por una obsesión
de estar delgadas y por lo general no perciben el daño que le ocasionan al cuerpo
al someterse a dietas estrictas, poco balanceadas y ejercicio excesivo.

Existen personas que
padecen de un cuadro obsesivo-compulsivo, al seleccionar los alimentos de
manera detallada con respecto al contenido de calorías, grasas poco saludables,
pesticidas, colorantes, conservadores, y otros componentes, procurando consumir
sólo aquellos que tienen en su contenido lo menos que se pueda de estos
componentes, ya que piensan que son dañinos para la salud, detalló Alma Rosa
Alcocer Vilchis, nutrióloga del Hospital de Gineco-Obstetricia No. 221.

Mencionó, que por lo
general las mujeres jóvenes con tendencias a estar delegadas y que practican
deportes o disciplinas como el atletismo, fisicoculturismo, ballet, entre otros
son las más vulnerables a padecer de ortorexia (
del griego orthos, “correcto”, y orexis,
“apetito%u201D, es decir “apetito
correcto”),
sin
embargo este trastorno se diferencia de otros como la bulimia y la anorexia
porque en este no se deja de comer, sino que se comienza a tener una obsesión
por sólo consumir alimentos que según ellos son saludables.

Las personas que
sufren de este trastorno, comienzan por pensar antes en qué van a comer, qué
alimentos pueden ser aptos para su consumo, dónde los pueden conseguir, le dan
demasiada importancia a lo que contiene cada producto, y al conseguirlos
comienzan con una rigurosa forma de prepararlos hasta piensan en el tipo de
material como madera, cerámica o peltre, con la finalidad de que no se
contaminen.

Estas personas tienen
la tendencia de comer en pocas cantidades y por lo general sus raciones son
proporcionales, es decir si comen frutas o verduras, todas son del mismo tamaño
y grosor, además prefieren evitar las carnes supliéndolas por soya, pero de
igual manera esta es seleccionada dentro de la gran variedad existente en el
mercado, lo que les hace sentirse satisfechos al consumir productos que ellos
catalogan como sanos y naturales.

Dentro de las
consecuencias que acarrea esta enfermedad, es el aislamiento, pues prefieren
comer solos para preparar sus cosas a consumirlas en lugares que catalogan como
insalubres y poco saludables, aparte de que critican demasiado a los demás por
sus hábitos alimenticios.

Entre otras cosas,
las enfermedades que se acarrean con dicho trastorno, indicó la nutrióloga, son
la anemia, desnutrición, falta de vitaminas y proteínas, son las principales,
pues el cuerpo necesita una ración diaria de los diferentes grupos de alimentos
para producir la energía necesaria y llevar a cabo las actividades cotidianas.

Una buena manera de
tener buena salud es consumir alimentos sanos, sin embargo acudir al médico y
al nutriólogo es la mejor forma de mantenerse en un peso y condición física
ideal, las dietas son buenas cuando son recomendadas por un especialista no
cuando es recomendad por la televisión, revistas o recomendaciones de otras
personas.

Es por ello, que la
Delegación Estado de México Poniente del Seguro Social exhorta todas las
personas para que acudan a su Unidad de Medicina Familiar correspondiente para
solicitar el apoyo de médicos, psicólogos y nutriólogos, con la finalidad de
diagnosticar si se padece algún trastorno de la alimentación.

 

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Nuevo estudio sugiere que comer almendras mejora el control de la glucosa sanguínea y el colesterol en jóvenes prediabéticos

El Día Mundial de la Diabetes se celebra el 14 de noviembre, pero desafortunadamente las …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *