En el marco del Día Mundial de la Diabetes

Con el propósito de conocer
los componentes y la importancia de la genética con respecto al desarrollo de
la obesidad e identificar en niños y jóvenes mexicanos factores de riesgo para
prevenir la aparición de enfermedades crónico degenerativas como diabetes,
hipertensión arterial o insuficiencia renal crónica entre otros padecimientos, se
lleva a cabo el protocolo %u201CGenética de la obesidad de la infancia y la
adolescencia%u201D, que permitirá contar con marcadores asociados a sobrepeso para
nuestra población.

El jefe de la Unidad
de Investigación Médica en Bioquímica del Hospital de Especialidades del Centro
Médico Nacional Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS),
Miguel Cruz Lopez, explicó que se integró un equipo multidisciplinario de
médicos, enfermeras, nutriólogos y trabajadoras sociales, apoyado por
especialistas y alumnos de postgrado del Instituto Nacional de Salud Pública y
del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico
Nacional.

Al celebrar el 14 de
noviembre el Día Mundial de la Diabetes, el objetivo de esta investigación,
destacó, es reunir a tres mil niños y jóvenes entre 6 y 14 años de edad, con el
consentimiento y supervisión de sus padres, para la aplicación de cuestionarios
específicos sobre alimentación, actividad física y antecedentes
heredofamiliares de enfermedades con el propósito de evitar factores de riesgo
que desencadenen padecimientos como diabetes o insuficiencia renal.

Detalló que los
sábados se les aplica a todos los participantes mediciones antropométricas
(peso, talla, circunferencia de cintura), toma de presión arterial,
determinación de los niveles de glucosa, triglicéridos, colesterol e insulina y
genéticos (se busca identificar genes que se asocien a la obesidad infantil).

Cruz López señaló que
esta investigación obedece a la preocupación de los profesionales de la salud
por el alarmante aumento de peso en los menores; %u201Clas encuestas de salud de
1999 y ENSANUT 2006, respectivamente, señalaron que en tan solo seis años hubo un
incremento, en el caso de los niños, de 77 por ciento en obesidad, y de las
niñas de 47 por ciento; en términos de sobrepeso también se observó un ascenso
dramático%u201D.

Agregó que la justificación
para la búsqueda de los marcadores se sustenta en que la población de nuestro
país difiere de otras por su historia genética. En promedio, el mexicano tiene
65 por ciento de herencia amerindia, 30 por ciento europea y 5 por ciento
africana.

Esta condición se
refleja en los genes que se asocian a diabetes y exceso de peso; de manera
general, la genética de la obesidad se traduce en la incapacidad de quemar el exceso
de energía que consumimos (calorías) y que se almacena en forma de grasa.

El investigador explicó
que el beneficio directo para los participantes es la evaluación integral de
los niños, lo que permite detectar si presentan algún grado de sobrepeso,
obesidad e incluso la presencia de pliegues de color obscuro (acantosis) en cuello y antebrazo, que indican la
probabilidad de que padezca alteraciones metabólicas y hasta prediabetes.

La información se
maneja de forma confidencial, los médicos la entregan por escrito a los padres,
a quienes se les explica cada una de las mediciones y los cambios en el estilo
de vida que deben realizar para prevenir enfermedades.

Cruz López explicó
que existen tres componentes principales que causan sobrepeso, obesidad y otros
padecimientos crónicos: el sedentarismo, que es la falta de actividad física
diaria, permanecer la mayor parte del día sentado frente al televisor y
utilizar medios de transporte en lugar de caminar distancias cortas; alta
ingesta calórica, es decir, el mayor consumo de bebidas azucaradas, de
carbohidratos (tamales, pan, pizza, hamburguesa, etc.), con elevado contenido
en grasas y proteínas; y la genética, que se analiza en este protocolo.

En la investigación
se invita a participar a la población en general, sea o no derechohabiente,
acudir a las Unidades Deportivas participantes
del IMSS en el Valle de México, donde se llevan a cabo las pruebas a los
menores, todos los sábados a partir de las 8:00 horas.

Destacó que el
protocolo comenzó en la Unidad Deportiva Cuauhtémoc (Estado de México Poniente)
y que desde el 8 de octubre, la actividad se lleva a cabo en la Unidad
Deportiva Nezahualcóyolt
(Estado de México Oriente).

Una vez que se cumpla
el objetivo de reunir a 500 o 600 menores, el estudio continuará en la Unidad
Deportiva Independencia (sur del Distrito Federal) y, finalmente, en la Unidad
Deportiva Morelos (al norte del Distrito Federal).

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Control de la obesidad involucra alimentación saludable y sustentable y activación física

LaSalud.mx.– México es reconocido a nivel mundial por su liderazgo en la aplicación de políticas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *