Las 5 claves de un lunch escolar saludable

 

   

Uno de los grandes responsables de la obesidad y el sobrepeso infantil es la falta de una alimentación sana y adecuada durante el horario escolar, padecimientos fomentados en gran medida por los malos hábitos alimenticios que los niños adquieren durante el periodo escolar.

 

Por ello, los especialistas del Instituto de Nutrición y Salud Kellogg’s (INSK), subrayan la importancia de llevar un lunch saludable que aporte la energía necesaria para tener un desempeño escolar adecuado y que prevenga de futuros padecimientos nutricionales.

 

El INSK afirma que un lunch es un refrigerio o colación que el niño debe consumir para mantenerse sin hambre y con energía en el periodo entre el desayuno y la comida, además de ser un importante complemento nutricional. Por lo anterior un lunch no debe aportar más del 10% o 15% de la energía que un niño debe de consumir en todo el día.

 

Igualmente es importante considerar que la cantidad de calorías que el lunch debe de aportar, depende de la edad y el nivel escolar. Para niños con edad de preescolar el lunch debe de contener entre 216 y 239 calorías, para estudiantes de primaria entre 263 y 290 y para jóvenes de secundaria entre 362 y 401 calorías.

 

Para lo tanto, la nutrióloga Tania Aguilar del INSK, comparte estás 5 reglas básicas para preparar un lunch saludable en este regreso a clases:

 

1.    Elegir alimentos con fibra. Cereales integrales como galletas, tortillas de maíz, frutas y verduras con cáscara, que aportan fibra y ayudan a la saciedad y tránsito intestinal.

2.    Seleccionar un alimento de cada grupo. El mejor lunch saludable es aquel que se conforma con un elemento de cada uno de los tres grupos alimenticios, es decir que contenga tanto frutas, verduras y cereales, como un alimento de origen animal ya sea jamón, salchichas o queso.

3.    No olvidar la hidratación. El consumo de agua simple es primordial para elaborar un lunch perfectamente saludable. Es valido variar la hidratación del niño con agua de Jamaica, limón, infusiones de manzanilla o azares, siempre priorizando que la mayor parte de los líquidos sean agua simple.

4.    Introducir alimentos variados y diferentes. Utilizar la creatividad y echar mano de los alimentos de temporada son las mejores herramientas para no aburrir a los niños, enviando el lunch de siempre.

5.    Hacerlo práctico. El éxito de un lunch saludable depende, en gran medida, de lo práctico que sea para el niño ingerirlo. Los elementos que se deben considerar para que sea del gusto del niño dependen principalmente de la apariencia, que no requiera calentarse, que sepa bien si se come frío y que no requiera refrigeración.

 

Por último, es importante recordar que el lunch es solamente una colación que no sustituye en ningún momento el desayuno o la comida. Un niño debe siempre llegar ya desayunado a la escuela y se recomienda tomar el lunch a media mañana para que así tenga la energía suficiente para el resto del día.

 

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Control de la obesidad involucra alimentación saludable y sustentable y activación física

LaSalud.mx.– México es reconocido a nivel mundial por su liderazgo en la aplicación de políticas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *