Niños de Estados Unidos, con problemas de sobrepeso

México, D.F., 6 de noviembre (Redacción Salud Mundo de Hoy).- De acuerdo con un estudio realizado por investigadores estadounidenses, desde la década de los años noventa se ha presentando un incremento del 65 por ciento en el volumen del abdomen de los niños y adolescentes de Estados Unidos, un alza que es directamente proporcional al incremento de las tasas de obesidad.

El doctor Chaoyang Li, del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, y el doctor Stephen Cook, de la Escuela de Medicina y Odontología de la Universidad de Rochester en Nueva York, revisaron los datos de varios sondeos realizados por el gobierno de Estados Unidos. Encontraron que en 1999, el 10.5 por ciento de los niños presentaban demasiada grasa acumulada en el abdomen, después de medir sus cinturas. En el 2004, el porcentaje aumentó a 17.4 por ciento en los varones y 17.8 por ciento en niñas.

El doctor Cook se mostró alarmado ante los datos encontrados y puso de ejemplo que entre los datos de 1988-1994 y 1999-2004, el aumento más grande en la prevalencia de obesidad abdominal se produjo en los niños de entre 2 y 5 años, con u 84 por ciento, y en  las mujeres de 18 a 19 años, con un 126 por ciento.

De acuerdo con los expertos, el aumento de la grasa abdominal es más peligroso que el aumento general de peso, pues está directamente relacionado con padecimientos como la diabetes tipo 2 o el síndrome metabólico, cuyas complicaciones hacen de quien lo padece un candidato ideal a sufrir enfermedades cardiovasculares. Según varios estudios, la medición de la circunferencia de la cintura sería una prueba más efectiva y rápida para determinar si alguien padece sobrepeso que el cálculo del índice de masa corporal (IMC), no obstante, esta práctica no está muy difundida entre los médicos.

Para Cook, la técnica del IMC presenta limitaciones, por ejemplo, cuando una persona es muy musculosa, puede tener un IMC elevado, aunque sea alguien muy sano y tenga una medida de cintura aceptable. En cambio, un niño que lleve una vida sedentaria puede no tener un IMC alto, pero si la medida de su cintura supera el promedio, su riesgo de padecer algunas enfermedades se incrementará.

Los investigadores aseguraron que la detección temprana de un exceso de grasa corporal debe ayudar a que las personas cambien sus hábitos alimenticios y evitar que su salud se dañe.       

vmgc

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

IMSS y UNICEF firman Memorándum por una Infancia Libre de Obesidad en México

LaSalud.mx.– El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Fondo de las Naciones Unidas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *