Miomatosis afectaría hasta al 50 por ciento de mujeres en edad reproductiva

México D. F. – La miomatosis uterina es la presencia de uno o varios tumores benignos formados por fibras musculares del útero o matriz. Se considera la tumoración más frecuente del aparato genital femenino. Estos tumores también son denominados leiomiomas o fibromas uterinos.


 


Se calcula que una de cada cuatro mujeres puede padecer de miomatosis uterina y que hasta el 50 por ciento de las que se encuentran en edad reproductiva la presentan, sin embargo, sólo entre el 20 y 25 por ciento tienen síntomas (los cuales varían en función del tamaño, número y localización de los fibromas).


 


La presencia de los fibromas depende sobre todo de la presencia de hormonas femeninas, por lo que es difícil encontrarlos en la adolescencia o en la postmenopausia, en cambio, no es raro observar que aumenten durante el embarazo.


 


De acuerdo con la doctora Edith Cervantes, bióloga de la reproducción del Centro de Reproducción Asistida de México (RAM), los factores de riesgo son diversos. Explicó que la miomatosis es más frecuente durante la cuarta y quinta décadas de la vida, ya que es en esta etapa en la que hay mayor exposición a un estímulo estrogénico, siendo más común en mujeres de raza negra que en blancas y más en orientales que en sajonas.


 


%u201CLa obesidad es ya considerada otro factor de riesgo importante, ya que los especialistas señalan que, por cada 10 kilogramos de peso extra, el riesgo de padecer miomatosis aumenta en un 21 por ciento, ya que el tejido adiposo produce una hormona semejante a los estrógenos (estrona), que pudiera estimular el desarrollo de los miomas%u201D, explicó la especialista.


 


En cuanto a la localización de los miomas, ésta es variada, ya que pueden estar en la superficie, en la pared o en el interior del útero, aunque existen combinaciones. En cuanto a tamaños, pueden ser muy pequeños o llegar a abarcar toda la pelvis y la parte baja del abdomen.


 


Entre los síntomas más comunes que pueden delatar la presencia de fibromas uterinos se encuentran: menstruación fuera del periodo, mayor sangrado y duración, dolor, anemia, estreñimiento, esterilidad y pérdidas fetales.


 


Para diagnosticar este padecimiento, además de realizar la historia clínica de la paciente, se practican estudios como el ultrasonido, histerosalpingografía, laparoscopía e histeroscopía.


 


La remoción de los fibromas se puede realizar de dos formas: a través de la miomectomía, que consiste en retirar únicamente los tumores sin quitar el útero, o bien realizando una histerectomía, en la cual se retira el útero.


 


%u201CAntes de la cirugía ciertas mujeres pueden requerir de un tratamiento a base un análogo de la hormona gonadotropina GnRH, como la goserelina, para disminuir el tamaño de los miomas, pero el tratamiento dependerá de los antecedentes de cada paciente y de los síntomas de cada una de ellas. En general, se considera que deben recibir tratamiento siempre y cuando presenten: hemorragia menstrual abundante o continua, cuando se asocian a otro tumor (por ejemplo de ovario), crecimiento rápido, dolor pélvico o problemas de fertilidad%u201D finalizó la doctora Cervantes. (Asociación Mexicana de Escritores Científicos)

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Gisamac trabaja en un nuevo esquema que sustituya al Plato del Bien Comer

LaSalud.mx.– La transformación del sistema agroalimentario requiere campañas de comunicación alineadas a las necesidades reales …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *