Niños obesos sufren degeneración rapida y progresiva de columna

Los menores llegan a cargar más de 12 kilos en sus mochilas, lo que llega a provocar daños irreversibles a su salud.
 
El sobrepeso y obesidad que padece uno de cada tres niños mexicanos, entre uno y diez años de edad, provoca la degeneración rápida y progresiva de la columna, que comienza a manifestarse con dolor desde que el infante estudia cuarto o quinto año de primaria.
 
El doctor Jaime Alfredo Castellanos Romero, jefe de Consulta Externa de la Unidad Medicina Física y de Rehabilitación Región Norte de la UMAE “Victorio de la Fuente Narváez” del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), señaló que en caso de que un pequeño no sea atendido por especialistas en rehabilitación antes de cumplir los 18 años y continuar con el exceso de peso, las lesiones y el dolor en espalda, cadera y/o rodillas son irreversibles.
 
Estimó que los trastornos de postura se presentan en uno de cada cuatro alumnos de primaria; la Unidad del IMSS donde labora, brinda alrededor de 40 consultas cada semana a menores por trastornos posturales y dolor. Por ello, expresó la conveniencia de que los infantes reciban atención especializada antes de los 15 años, a través de ejercicios y aparatos ortopédicos.
 
“Si los padres no llevan a su hijo a consulta cuando se queja de dolor en la columna vertebral, el daño será permanente, ya que dicha parte del cuerpo se formará con una postura inadecuada; estos jóvenes, y luego adultos, van a tener limitantes en algún momento de su vida laboral y familiar”, enfatizó.
 
Agregó que un problema común en la actualidad es la automedicación; cuando el niño manifiesta que sufre de dolor corporal a sus padres “les parece sencillo darle analgésicos, lo cual sólo esconde el problema de fondo”, refirió.
 
A los problemas de postura por obesidad, puede sumarse el regreso a clases, debido a que los niños de primaria y secundaria cargan hasta 12 kilos de peso en sus mochilas; cuadernos, libros, almuerzo e incluso la chamarra.
 
El doctor Castellanos Romero indicó que el peso de una mochila no debe exceder el 10 por ciento del peso corporal del menor.
 
“Por ejemplo, en el caso de un estudiante de quinto año de primaria que pese 50 kilogramos, su mochila no debería exceder los cinco kilos de peso; sin embargo esa cantidad se duplica, y es precisamente a esta edad, entre los 10 y 11 años, que se empiezan a manifestar trastornos de la postura, dolor en la columna, hombros, cadera y rodilla”, dijo.
 
Es recomendable revisar el horario del niño y las materias de cada día, a fin de evitar que lleve material que no necesita; las mochilas con ruedas representan una buena opción, únicamente se debe cuidar que alternen de mano, para no cargar el peso a un solo lado.
 
El especialista advirtió que, además de las mochilas pesadas, otra situación por la cual los niños y adolescentes tienen problemas de postura es porque dedican varias horas del día a ver televisión, jugar en la computadora o con videojuegos, actividades en las que adoptan una forma inadecuada al sentarse sobre sus piernas o sin usar el respaldo.
 
“Es mejor que los padres de familia fomenten en sus hijos la actividad física a diario y prevengan las alteraciones y molestias con las recomendaciones para no tener que llevarlos a la consulta cuando existen trastornos que no tendrán remedio”, finalizó.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Nuevo estudio sugiere que comer almendras mejora el control de la glucosa sanguínea y el colesterol en jóvenes prediabéticos

El Día Mundial de la Diabetes se celebra el 14 de noviembre, pero desafortunadamente las …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *