Se realizan acciones específicas para controlar sobrepeso y obesidad

También inauguró el Centro de Servicios a la Comunidad de la Universidad Latina de esta ciudad
 
El sobrepeso y la obesidad son un problema grave que incluso se considera la epidemia del siglo XXI, ya que en México afecta a 70% de la población adulta. Sin embargo, su control no es sólo responsabilidad del gobierno, los servicios públicos o instituciones públicas y privadas, sino de la población, por lo que todos se deben comprometer, advirtió el Secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos.
 
Puntualizó que si no se logra controlar el sobrepeso y la obesidad, pueden tener repercusiones negativas en los éxitos y en el aumento de la esperanza de vida, pues sólo en la actualidad la obesidad es responsable de entre 8 y 10% de las muertes prematuras en México por complicaciones de padecimientos metabólicos o cardiovasculares.
 
Al dar la conferencia magistral sobre %u201CPolíticas Públicas de Salud en Obesidad en México%u201D, en la Universidad de Celaya, afirmó que la Secretaría de Salud promueve el consumo de leche descremada y la entera sólo en condiciones de desnutrición, así como la disminución radical de azúcar e incremento de la ingesta de frutas y verduras, la cual disminuyó 30% en los últimos 10 años, y el control de peso durante el embarazo, entre otras acciones.
 
Asimismo, la industria firmó un código de autorregulación en el que se compromete a no promover alimentos con alto valor calórico durante los horarios infantiles, pues está demostrado que un menor recibe entre 12 mil y 20 mil impactos anuales de anuncios de alimentos y bebidas, de los cuales 80% son de pobre contenido nutricional.
 
Dijo que junto con la Secretaría de Educación Pública se desarrolla un programa específico de alimentación, actividad física y salud, el cual incluye las modificaciones de los desayunos escolares, información en los libros de texto y el cambio de productos que se ofertan en las cooperativas, aunque reconoció que en esta área se ha encontrado resistencia.
 
En ese sentido, sugirió que los padres de familia se organicen para que vigilen lo que se vende en las cooperativas escolares porque el menor no discrimina, compra lo que le gusta.
También propuso a la población hacer más actividad física diaria, por lo menos 30 minutos, no comer mientras se ve la televisión, porque se pierde la noción de la cantidad de alimentos que se ingirió, y a los padres de familia, darle al menor un refrigerio saludable en lugar de dinero para que compre algo en la escuela, ya que la mitad lo ocupa en golosinas.
 
Adelantó que está un proyecto de corto plazo para prohibir los ácidos grasos trans por el daño que causan y sustituirlos por otras sustancias, un programa educativo en salud para la población en general, establecer un impuesto a alimentos no saludables y mayor acceso de productos sanos en zonas marginadas. También se trabaja en la Norma Oficial Mexicana para Bebidas y Alimentos en Sitios de Trabajo que promueve el consumo de agua.
 
A mediano plazo se prevé incrementar el subsidio para alimentos saludables, cambiar el contenido de los suplementos nutricionales y etiquetado didáctico, entre otras estrategias.
 
Sólo para demostrar la importancia de la atención del sobrepeso y la obesidad, el Secretario de Salud dio a conocer que de 1980 a la fecha su prevalencia se triplicó y avanza de forma acelerada, sobre todo en la población infantil. En los escolares, el sobrepeso creció de 27 a 47% en las niñas, y de 41 a 77% en los niños. Sin embargo, hay muchos padres de familia obsesionados por que su hijo coma de más provocando que tenga sobrepeso, sin imaginar que después puede desarrollar diabetes, hipertensión o alguna otra complicación.
 
Añadió que el costo de la atención equivale a 0.2% del PIB, es decir, cerca de 30 mil millones de pesos, y demanda gran cantidad de recursos en salud, obligando a dejar de atender otros problemas.
 
El problema está presente en todos los grupos sociales y se relaciona con falta de cultura para la salud, oferta de alimentos preparados de bajo contenido nutricional y alto valor calórico, incremento del consumo de bebidas azucaradas de cualquier tipo y disminución de la práctica de la actividad física.
 
También influye que en muchas regiones del país es más fácil conseguir una bebida de sabor que agua potable de calidad; la presión de la mercadotecnia que induce al consumo poco saludable, los entornos, el comportamiento y la cultura de descuido y de cubrir el apetito de manera exagerada. También tienen riesgo de tener sobrepeso u obesidad los menores que nacen con bajo peso y la falta de lactancia materna.
 
Recordó que el sobrepeso y la obesidad condicionan la aparición temprana de diabetes, dislipidemias, hipertensión arterial, cardiovasculares y osteoarticulares, que son la primera causa de discapacidad motriz en los adultos mayores, así como cáncer de mama, endometrio y colon, entre otros.
 
Previo a su visita a la Universidad de Celaya, y acompañado de Gerardo Hernández Villegas, Presidente Municipal de Celaya, el Secretario de Salud inauguró el Centro de Servicios a la Comunidad de la Universidad Latina de esta ciudad, donde dijo que de esta manera, cada escuela o facultad ofrece servicios a la población, de tipo psicológico y odontológico, en beneficio de alrededor de 500 personas de nueve colonias y prevé dar atención jurídica, de arquitectura y contaduría.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

“Prevención de la mala nutrición en los primeros 1000 días de vida”

Por cada dólar invertido en la nutrición durante los primeros mil días de vida de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *