El combate al sobrepeso y obesidad requiere la participáción de nutriólogos.

El Secretario de Salud inauguró el XXV Congreso Nacional de la Asociación Mexicana de Miembros de Facultades y Escuelas de Nutrición
 
El combate al sobrepeso y obesidad en la infancia exige una acción inmediata y una presencia comprometida y orientadora de los nutriólogos, quienes deberán integrarse a las instituciones públicas y privadas, facultades, escuelas de enseñanza inicial y educación básica, afirmó el Secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos.
 
Puntualizó que posiblemente se requerirá la presencia de un orientador o profesional de la nutrición en cada una de las escuelas o en grupos de centros escolares, para lograr la verdadera transformación de la cultura nutricional.
 
Ante el gobernador de la entidad, Félix González Canto, y el director general del ISSSTE, Jesús Villalobos, dijo que el propósito para 2012 son: revertir el crecimiento del sobrepeso y obesidad en los niños de dos a cinco años, estabilizar su aumento en los de cinco a 19 años y desacelerar el incremento en adultos.
 
Al inaugurar el XXV Congreso Nacional de la Asociación Mexicana de Miembros de Facultades y Escuelas de Nutrición A.C., %u201CEvolución de los Nutriólogos y su Misión en la Sociedad Actual %u201D, indicó que su participación en escuelas de educación media y superior permitirá atender el sobrepeso, obesidad y los trastornos de la alimentación como anorexia, bulimia y el síndrome por atracón, que afectan a jóvenes adolescentes.
 
En entrevista, informó que hasta el jueves pasado se aplicaron 24 millones 118 mil vacunas contra la influenza A H1/N1, lo que representa un avance de 87 por ciento. Asimismo, se ha inmunizado a 92 por ciento de los profesionales de la salud, 67% de las embarazadas, y 92 por ciento del resto de la población que le correspondía, y consideró que en tres o cuatro semanas se terminará la vacunación, sólo quedará una reserva para las embarazadas.
 
En su discurso, mencionó que seguirá impulsando el desarrollo profesional de los nutriólogos y fortaleciendo la coordinación entre los sectores salud y educativo para  asegurar su participación en los programas.
 
El Secretario Córdova exhortó a los nutriólogos a trabajar con un compromiso formal para proveer acciones de prevención, de intervención orientadora, información de qué comer y cómo y para controlar a los pacientes obesos.
 
Su presencia también es indispensable para desmitificar el creciente mercado de productos milagro, que se aprovechan de la necesidad de las persona de bajar de peso y que lejos de ayudar, sólo causan que a larga se recuperen esos kilos, se descompense el organismo y deje de reaccionar de forma natural.
 
La magnitud y complejidad alrededor de la emergencia del sobrepeso y obesidad y las enfermedades crónicas, subrayó, han obligado a acelerar el paso y replantear estrategias. En ese marco se lanzó el Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria , en el que participan distintas instancias de gobierno, la industria y sociedad civil.
 
El Secretario de Salud precisó que los hábitos alimentarios forman parte de la cultura de cada pueblo, y son aprendidos desde la infancia, de ahí la importancia de la formación de los niños en el aspecto nutricional y de que las intervenciones preventivas se realicen desde la niñez para que tengan mayor impacto.
 
Las causas del sobrepeso y obesidad son el alto consumo de comida rápida, de bebidas con gran cantidad de azúcar, omitir el desayuno y consumir aceleradamente una colación, tener ambos padres obesos o con sobrepeso, vida sedentaria con amplia disponibilidad de computadora, videojuegos y televisión. Si la ingesta supera al gasto calórico, queda hasta un kilo extra al mes, y quienes suben más de 10 kilos en 10 años, tienen cuatro veces más posibilidad de padecer diabetes, dijo.
 
Dio a conocer que las consecuencias de la obesidad son las enfermedades no transmisibles, que muestran un ascenso vertiginoso, ocasionando 70 por ciento de las muertes por diabetes, padecimientos del corazón y cáncer. En cambio, hace 50 años 70 por ciento de los mexicanos moría de enfermedades infectocontagiosas.
 
Como parte de la inauguración del Congreso, se estableció la Cátedra Esther Villanueva, quien fuera una impulsora de la enseñanza de la nutrición en las escuelas de medicina, y se entregaron los reconocimientos: %u201CDr. José Quintín Olascoaga Moncada%u201D con motivo de la conmemoración de 65 años de la Escuela de Dietética y Nutrición del ISSSTE, y otros cinco a la trayectoria académica.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Exigen alimentos libres de aceites parcialmente hidrogenados y de grasas trans

Los ácidos grasos trans o grasas trans aumentan la mortalidad cardiovascular, los infartos cerebrales y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *