La mala nutrición propicia bebés de bajo peso, más susceptibles a enfermedades


  • No es necesario comer mucho, es mejor tener una dieta que incluya alimentos frescos, proteínas, vitaminas y minerales.

A lo largo de la vida, uno de los principales determinantes de la salud y el bienestar es la alimentación adecuada, ya que previene el desarrollo de enfermedades como sobrepeso, obesidad, anemia, diabetes, hipertensión arterial, infartos, embolias, osteoporosis e incluso algunos tipos de cáncer. 

Esta necesidad de comer bien se incrementa en la etapa gestacional, es decir cuando una mujer está embarazada, pues los requerimientos de nutrientes aumentan, si planea embarazarse o se encuentra en este estado, es necesario que tome en cuenta que si su alimentación es deficiente tendrá un hijo de bajo peso, con riesgo de sufrir enfermedades y hasta morir. 

Asimismo, si se excede en su alimentación e incrementa de manera exagerada su peso corporal  puede tener complicaciones durante el periodo gestacional y el parto, lo ideal es que realice tres comidas completas durante el día, o bien si su estomago no lo tolera, cinco raciones más pequeñas, en las que se incluyan todos los grupos de alimentos. 

Normalmente una futura mamá aumenta de un kilo a 1.5 kilogramos por mes de embarazo, lo que significa entre 12 y 14 kilos máximo, superar esas cifras puede representar riesgos, lo mismo, si el aumento de peso es inferior a los 4.5 kilos también puede haber complicaciones, cabe resaltar que las dietas de adelgazamiento están prohibidas durante el embarazo. 

En este sentido, es necesario que consuma en abundancia los productos frescos, fundamentalmente cereales ricos en fibra, frutas, verduras, pescado, carne, huevos y lácteos, todos ellos en forma moderada sin caer en los excesos, evitando principalmente el consumo de grasas, los refrescos y bebidas azucaradas, y dulces. La sal es un mineral importante, no debe evitarse pero si controlar su consumo. 

De igual manera el consumo de ácido fólico es escencial, sobretodo en los primeros meses de embarazo pues tiene el propósito de prevenir malformaciones en el feto, especialmente en el sistema nervioso central. Al acudir a su revisión, el médico se lo proporcionará, sin embargo también puede ayudar a su bebé consumiendola de manera natural en alimentos como el garbanzo,lenteja, haba, frijol, berro, espinaca y quelite. 

La Delegación estado de México poniente, invita a las mujeres que planean un embarazo o que se encuentran en este estado, a que acudan al médico, él las puede orientar de acuerdo a su estatura, complexión e historia médica sobre los alimentos más adecuados para cuidar de su salud y la de su bebé. 

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Gisamac trabaja en un nuevo esquema que sustituya al Plato del Bien Comer

LaSalud.mx.– La transformación del sistema agroalimentario requiere campañas de comunicación alineadas a las necesidades reales …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *