Alrededor de 80% de la población mexicana desconoce que tiene dislipidemias

Alrededor de 60% de la población tiene colesterol bueno bajo y de 30 a 40% vive con triglicéridos altos, lo cual les puede causar problemas cardiovasculares serios que los lleve a la muerte o dejen con secuelas irreversibles, afirmó el director de Investigación en Programas y Políticas de la Nutrición en el Instituto Nacional de Salud Pública, Simón Barquera Cervera.


En entrevista, después de participar en la presentación del libro “Dislipidemias, epidemiología, evaluación, adherencia y tratamiento”, dio a conocer que 80% de las personas con dislipidemia desconoce que la padece, y explicó que el conjunto de alteraciones de los lípidos en la sangre como el colesterol malo y triglicéridos altos o el colesterol bueno bajo, se denomina dislipidemias.


Resaltó que estas enfermedades son graves porque son silenciosas y, por lo tanto, no producen sintomatología, lo cual ocasiona que la persona las padezca por 10 ó 15 años sin darse cuenta hasta que sufre algún problema cardiovascular, que es la principal causa de muerte en nuestro país.


En el auditorio “Miguel E.  Bustamante” de la Secretaría de Salud, dijo que esa situación es una de las causas de mortalidad temprana, en la etapa más productiva de la vida.


El especialista mencionó que se hacen esfuerzos para promover una mejor atención y diagnóstico oportuno de las dislipidemias: se crearon las Unidades Médicas Especializadas en Enfermedades Crónicas y se han impartido diplomados para formar a los médicos de primer nivel en el tratamiento de hipertensión, diabetes y obesidad.


Además, se elaboró un manual que se va a distribuir de forma gratuita a miles de médicos en consultorios y unidades de atención primaria para mejorar la intervención, diagnóstico y tratamiento de este tipo de problemas.


El libro que se presentó es otra herramienta para que médicos generales y especialistas tomen conciencia de la importancia de este problema, diagnostiquen oportunamente a los pacientes y les den tratamiento con medicamentos o medidas preventivas.


Barquera Cervera detalló que la prevención se hace con la práctica de estilos de vida saludables, disminución del consumo de grasas, peso adecuado, consumo de frutas y verduras, actividad física, eliminación del hábito tabáquico y dieta baja en sodio.


Comentó que las dislipidemias se pueden controlar con dieta, ejercicio y, en algunos casos un medicamento, pero no se cura. El principal problema es la acumulación de la placa en las arterias que las engrosa, endurece y aumenta los niveles de presión, con el consecuente riesgo de accidentes y problemas vasculares. Sin embargo, se puede disminuir el grosor de la placa si se diagnostica y trata oportunamente.


Recomendó a la población adulta, así como a los jóvenes a partir de 18 años con factores de riesgo como obesidad, realizarse las pruebas de detección para que tengan la oportunidad de prevenir las consecuencias.


En la presentación del libro también participaron Armando Barriguete Meléndez, secretario de Consejo Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas; Rafael Shuchleib, Presidente de la Fundación Interamericana del Corazón, y Oscar Pérez Méndez, jefe del Departamento de Biología Molecular del Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez”.


Fuente: Dirección General de Comunicación Social. Secretaría de Salud, (SALUD).

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

IMSS y UNICEF firman Memorándum por una Infancia Libre de Obesidad en México

LaSalud.mx.– El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Fondo de las Naciones Unidas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *