La Seguridad Social en México, palabras del Director General del IMSS, Daniel Karam Toumeh, durante la Semana Internacional de la Seguridad Social 2011

México, D.F. a 27 de abril de 2011

 

 

Muchas gracias, muy buenos días tengan todos ustedes. Saludo con
mucho gusto al señor Hans Horst Konkolewsky, quien es como ustedes bien saben
el Secretario General de la Asociación Internacional de Seguridad Social.

 

Saludo también, con mucho gusto al señor Adolfo Jiménez,
Secretario General de la Organización Iberoamericana de Seguridad Social;
saludo a mi amigo Jesús Villalobos López, Director General del ISSSTE a quien
felicito por sus palabras y por la gran coordinación y la organización de este
evento que estoy seguro que será muy exitoso.

 

Saludo al doctor Gabriel Martínez, secretario General de la
Conferencia Interamericana de Seguridad Social; al doctor Germán López,
director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo para México
y Cuba; al doctor Philippe Lamy, representante de la Organización Panamericana
de la Salud y de la Organización Mundial de la Salud en México; y por supuesto,
a la doctora Maki Esther Ortiz, representante del Secretario de Salud.

 

Saludo también, con mucho gusto a las señoras y señores delegados
de los países miembros de la Asociación Internacional de Seguridad Social, de
la Organización Iberoamericana de Seguridad Social y de la Conferencia
Interamericana de Seguridad Social.

Saludo también, con mucho gusto a los servidores públicos que nos
acompañan del ISSSTE, del Seguro Social y con especial afecto, a los
integrantes del Consejo Técnico del Seguro Social.

 

Este evento, sin duda, nos permite constatar que en América
contamos con instituciones de seguridad social humanistas, con capacidad para
adaptarse a tiempos, circunstancias y retos siempre cambiantes.

 

Digo lo anterior porque resultan evidentes los avances de la
seguridad social en América, a pesar de lo mucho que aún nos falta por hacer.
Digo lo anterior,  porque
formamos parte de una comunidad que coopera entre sí, que se comunica e
intercambia su experiencia y su aprendizaje.

 

Mucho nos honra que las Organizaciones e Instituciones
participantes hayan aceptado celebrar la Semana Internacional de Seguridad
Social aquí, en nuestro país.

 

Bienvenidos sean todos ustedes a México, esta es su casa. Y
reciban por supuesto, la bienvenida y un afectuoso saludo por parte del
Presidente, Felipe Calderón.

 

Sean todos ustedes bienvenidos y de verdad nos da mucho gusto
tenerlos aquí.

 

Sabemos bien, que la principal ocupación de la seguridad social,
ha sido desde su nacimiento, garantizar el derecho a la salud, la asistencia
médica, la protección de los medios de subsistencia y los servicios necesarios
para el bienestar individual y colectivo.

 

Sabemos también, que la seguridad social, como su nombre lo dice,
es aquella tranquilidad que llega a toda la sociedad, que protege, cuida o
previene ante los riesgos y contingencias de la vida.

 

Sabemos bien, que la seguridad social está intrínsecamente
vinculada al trabajo.

 

Sin embargo, para cumplir las expectativas que nuestras sociedades
demandan, nuestras instituciones deben encontrar nuevos caminos. Caminos que
respondan al contexto demográfico, social, económico, cultural, epidemiológico de
cada uno de nuestros sociedades.

Los retos que enfrentamos en materia de financiamiento,
organización y administración de los sistemas de salud, ampliación de la
cobertura, prevención y tratamiento de enfermedades crónico degenerativas,
investigación o pensiones, ciertamente no son menores.

 

En este marco, la temática central de este encuentro resulta, sin
duda alguna, por demás oportuna.

 

Así como la seguridad social está presente en todas las etapas y
actividades de la vida de los trabajadores y sus familias, la prevención debe
insertarse como parte nodal del estilo de vida contemporáneo.

 

Para ninguno de nosotros es ya suficiente limitar la prevención
exclusivamente al ámbito del trabajo. La decisión más sensible socialmente; la
decisión más costo-efectiva, es llevar la prevención a todos los ámbitos de la
vida del trabajador y de su familia.

 

Por los beneficios que hemos podido constatar y que van desde la
elevación de los niveles de salud y bienestar de la población objetivo, así
como de la contención del gasto a largo plazo por enfermedades y riesgo
evitados en las instituciones de salud y de seguridad social, la prevención sin
duda alguna, debe estar presente en todas las etapas del ciclo de vida de los
individuos.

 

Fomentar un estilo de vida saludable entre la población es la
mejor inversión que podemos hacer para el bienestar y el desarrollo.

 

Fomentar la prevención es la mejor inversión que podemos hacer
para preservar la salud, la vida y la productividad en el trabajo.

 

No sólo es ésta factor indispensable para el desarrollo de los
individuos, sino que también tiene importantes impactos en la capacidad de
aprendizaje, de nuestros niños y jóvenes.

 

De esta manera, fomentar la prevención es abrir los ojos al porvenir
y dotar a nuestros hijos de una palanca para el futuro.

 

Solo para poner en perspectiva la seriedad del reto que
enfrentamos y sumando algunos datos que ya se han dicho. Según datos publicados
por la Fundación Mundial para la Diabetes, en 2010 en América Latina hay
alrededor de 18 millones de personas que padecen diabetes. Repito la cifra, 18
millones de personas, que representan alrededor de 6.5 % de la población adulta
en la región.

 

Y las perspectivas, de mantenerse con la misma tendencia, desafortunadamente
no son nada alentadoras. Se estima que la prevalencia de esta enfermedad, se
incremente en un 65% en los próximos 20 años, para llegar a un total de
alrededor de 30 millones de personas con este padecimiento en la región.

 

Los gastos o desembolsos económicos en América Latina con cargo a
la diabetes y sus complicaciones superan los ocho mil millones de dólares al
año, y de esa cantidad, aproximadamente el 30% se consume por pacientes de
edades que van entre los 50 y 59 años.

 

Por otra parte, el aumento en la magnitud y en la gravedad de la
hipertensión arterial ha sobrepasado todas las expectativas en América Latina y
el Caribe. Este problema creció tan rápido, que hoy se ha convertido en la
tercera causa de muerte de la región.

 

Solo en nuestro país, en México, de acuerdo con los datos que
tenemos de diferentes instituciones sabemos que una alimentación inadecuada,
hablando de temas de alimentación y de obesidad puede impactar  negativamente hasta un 20% la
productividad en el trabajo.

 

Y, que el 90 por ciento de los casos de Diabetes tipo II en México
son atribuibles precisamente, al sobrepeso y la obesidad.

 

Sabemos también, que en México los costos indirectos en
productividad de los trabajadores relacionados con el sobrepeso y la obesidad son
del orden de los 23 mil millones de pesos, algo así como alrededor de dos mil
millones de dólares al año. Ese es el impacto que tiene en términos de
productividad.

 

Y, sabemos también que las personas que desarrollan enfermedades
relacionadas con el sobrepeso u obesidad, van a vivir enfermas cerca de 15
años, con todas las consecuencias negativas y todos los costos que esto implica.

 

Esto sin duda tiene un impacto negativo, nos resta competitividad
y nos resta capacidad de crecimiento, a la vez que significa una enorme presión
financiera para las instituciones de seguridad social y las instituciones de
salud.

 

Por ello, me parece fundamental que mostremos un frente común, que
nos permita reforzar las partes preventivas de esta estrategia. Por ejemplo, me
gustaría, si ustedes me lo permiten, compartir brevemente la experiencia que
hemos tenido en el Seguro Social, que también se suma a los esfuerzos que se
han hecho a nivel del sector salud en México, y como ya lo comentaba Jesús
Villalobos.

 

Algunos resultados que empezamos a ver, que si bien no son
suficientes nos muestran que la ruta que se está emprendiendo, es la ruta
correcta con resultados ya tangibles.

 

A través del programa PrevenIMSS en México, el Seguro Social cubre
casi, como ustedes bien saben, cubre alrededor del 50 % de la población en
México, logró que en el 2010 ya estuvieran en un esquema de cobertura alrededor
del 56% del total de nuestros derechohabientes.

 

Estamos hablando de alrededor de  21 millones de mexicanos que
solo en el Seguro Social cuentan con ya este esquema, reitero, hay que sumarle
lo que pasa en la Secretaría de Salud, a través del Seguro Popular, lo que pasa
en el ISSSTE.

 

Esto ha sido, un esfuerzo muy importante, prácticamente toda la
campaña de comunicación social, todos los presupuestos que contamos en el
Seguro Social se destinan a fomentar la incorporación a la prevención de
nuestra población derechohabiente.

 

 

Es por ello que, en el 2006 cuando se inicia la administración del
Presidente, Felipe Calderón tenemos en este esquema alrededor de ocho millones
de derechohabientes, hoy ya tenemos a 21 y la lógica es seguir incrementando
esta tendencia.

 

Esto ha representado que además de los impactos positivos en salud
que ya se empiezan a visualizar, hayamos documentado ahorros significativos en
las enfermedades que se han dejado de atender. Las enfermedades

más bien que se han evitado que repercutan en la derechohabiencia
y por ende que se hayan dejado de atender.

 

¿De qué tamaño es el monto?, la cuantía de lo que ya se ha evitado
desde el punto de vista financiero erogar para la atención de estas
enfermedades que se evitaron, estamos hablando de alrededor de 500 millones de
dólares, alrededor de seis mil millones de pesos que tenemos documentados que
se han ahorrado.

 

Desde el punto de vista de salud pública a través de PrevenIMSS
cada día podemos detectar, en promedio, alrededor de 401 casos sospechosos de
diabetes mellitus y alrededor de 900 caso de hipertensión arterial.

 

Todos los días, a través de este esquema denominado PrevenIMSS, ya
podemos detectar alrededor de 25 mil derechohabientes con riesgo de
enfermedades cardiovasculares por obesidad.

 

Y esta estrategia, fundamentalmente ha estado enfocada a no
quedarnos en las Unidades Médicas, a no esperar a que los derechohabientes
asistan a las Unidades. Lo que hemos hecho, es ir a los centros de trabajo,
establecer una alianza con el sector productivo y solo en lo que va en los
últimos 18 meses hemos logrado a través de este esquema de ir a las empresas,
al incorporar alrededor de 450 mil derechohabientes a este esquema.

 

Estos hechos, sin duda alguna, nos hablan de las bondades de la
prevención, pero también revelan el largo camino que aún tenemos por delante.
En esta materia, no hay esfuerzo que sea vano y tampoco hay tareas consumadas
de las cuales nos podamos sentir aun satisfechos.

 

Recordemos, que desde el vigésimo octavo Congreso Mundial sobre
Seguridad Social y Salud en el Trabajo, se propuso que las políticas de
seguridad social incorporaran con mayor fuerza la prevención. Esto, como el
mejor camino para elevar el bienestar de nuestras sociedades y para enfrentar
los retos estructurales de la seguridad social.

 

No tengo la menor duda que este gran foro que hoy nos convoca a
las instituciones americanas de seguridad social y a los expertos en la
materia, servirá para discutir, proponer y revisar alternativas de soluciones
concretas, así como para conocer e intercambiar experiencias exitosas que nos
permitan hacer frente a este reto que todos enfrentamos.

 

Así, y con el aliento que nos produce nuestra voluntad colectiva
en torno a un futuro mejor para la seguridad social del continente, es para mí
un honor y les pido de favor que nos pongamos de pie, para formalmente dar
inicio este 27 de abril, siendo las 10:20 para declarar formalmente inaugurados
los trabajos de la Semana Internacional de Seguridad Social.

 

Enhorabuena y que sea para bien de todas las instituciones,
bienvenidos a esta su casa, a México y como lo dijo Jesús Villalobos, estamos
seguros de que se llevarán una buena impresión de este país hermano que les
abre los brazos y que les extiende la mano para que su estadia sea lo
placentera y que tengan un regreso muy contento a sus respectivos países.

 

Muchas felicidades, enhorabuena y nuevamente bienvenidos a México.

 

 

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Entra en vigor la segunda etapa del nuevo etiquetado

LaSalud.mx.- Desde el 1 de octubre de 2020 entró en vigor la Norma Oficial Mexicana …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *