¿Qué es la Hipertensión Arterial?

Cuando su corazón late, bombea sangre hacia sus
arterias y crea presión en ellas.Dicha presión es la que consigue que la sangre
circule por todo el cuerpo.

Cada vez que le toman la tensión le dan dos cifras.
La primera de ellas registra la presión sistólica (aquella que se produce en
las arterias cuando late el corazón) y la segunda, la presión diastólica
(aquella que se registra cuando el corazón descansa entre latidos).

Si la presión sube por encima del límite normal
–que se podría cifrar en 140/90 en los adultos– se produce lo que denominamos
hipertensión arterial Se trata de una enfermedad muy común en todo el mundo que
afecta a más del 20 por ciento de los adultos entre 40 y 65 años y casi al 50
por ciento e las personas de más de 65 años.

Pero uno de sus mayores peligros es que se trata de
un mal silencioso. Usted puede tener la tensión arterial elevada y no mostrar
síntomas. De ahí la importancia de la prevención.

Si no controla su tensión arterial, ésta puede
afectar al funcionamiento de su corazón,cerebro y riñones. Recuerde que la
hipertensión es un factor de riesgo cardiovascular y que aumenta el peligro de
derrame cerebral.

Por eso conocer mejor qué es la hipertensión
arterial y controlarla es la mejor forma de prevenir y moderar sus
consecuencias.

No olvide que, aunque los investigadores no han
encontrado causas específicas de la hipertensión, sí han determinado algunos
factores de riesgo que hacen que usted pueda ser más propenso a padecerla:
obesidad, consumo elevado de sal, alcohol, tabaco, falta de ejercicio y estrés
son algunos de ellos. Tenga en cuenta que si posee antecedentes familiares de
hipertensión ha de aumentar la vigilancia sobre su tensión.

Por eso es fundamental que se realice controles
periódicos y, de padecer hipertensión, combine el tratamiento prescrito por su
médico con una dieta más saludable y ejercicio físico.
 

¿Cómo prevenirla?

Aunque la hipertensión arterial no puede ser
definitivamente curada, existen una serie de hábitos de vida que, unidos a la
acción de los medicamentos antihipertensivos, pueden llegar a controlarla de
forma sustancial y evitar así sus consecuencias. A continuación le damos una
serie de consejos de gran utilidad para la prevención de la hipertensión y su
control.
 

·        
Todo adulto de más de 40 años debe vigilar periódicamente su tensión
arterial. Más aún, si sus padres o abuelos han sido hipertensos.

·        
Muchos hipertensos han normalizado su tensión arterial al lograr su peso
ideal. Evite la obesidad.

·        
Si su vida es sedentaria y físicamente poco activa, descubra el placer
del ejercicio físico regular y, si es posible, al aire libre. Pero recuerde que
siempre debe adaptarlo a sus posibilidades reales: no haga físicamente más de
lo que puede.

·        
Disminuya el nivel de sal en la preparación de sus comidas. Evite,
además, los alimentos salados.

·        
Reduzca al mínimo las grasas animales de su dieta y hágala rica en
verduras, legumbres, fruta y fibra.

·        
No fume y evite los ambientes contaminados por humo de tabaco. Invite a
la gente de su entorno a dejar de fumar.

·        
Modere el consumo de bebidas alcohólicas. No tome más de uno o dos vasos
de vino al día y, a lo sumo, una bebida alcohólica a la semana.

·        
No ingiera en exceso bebidas excitantes como el café, el té, etc.

·        
Siga fielmente el tratamiento prescrito por su médico y no lo interrumpa
sin su conocimiento. Observe los posibles efectos secundarios atribuibles a los
fármacos y

coménteselos a su médico.

·        
Recuerde que la hipertensión es un poderoso factor de riesgo
cardiovascular que se potencia cuando se asocia a colesterol elevado, diabetes
o ácido úrico. Procure

controlar, además de sus niveles de tensión, estos otros factores de riesgo
citados.


Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Exigen alimentos libres de aceites parcialmente hidrogenados y de grasas trans

Los ácidos grasos trans o grasas trans aumentan la mortalidad cardiovascular, los infartos cerebrales y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *