¿Qué sigue después de la leche materna?

A partir de los seis meses de edad, además de la leche materna, se deben añadir alimentos complementarios apropiados, suficientes y seguros a la dieta del bebé.

La lactancia materna es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia de los niños. Combinada con la alimentación complementaria, la lactancia materna óptima previene la malnutrición y puede salvar la vida a cerca de un millón de niños3— Del 1 al 7 de agosto se conmemora la Semana Mundial de la Lactancia, iniciativa implementada por la Alianza Pro Lactancia Materna (WABA), que busca la protección, promoción y apoyo a la lactancia materna en todo el mundo.[1]

Para que el crecimiento, el desarrollo y la salud sean óptimos, hay que alimentar a los lactantes exclusivamente con leche materna durante los seis primeros meses de vida.

Pero ¿qué sucede después de esta etapa?

A partir de los seis meses, la leche materna deja de ser suficiente para atender las necesidades nutricionales del bebé, por lo que hay que añadir alimentos complementarios a su dieta que sean apropiados, variados, suficientes y seguros. De acuerdo con la Lic. en nutrición Alina García, una adecuada alimentación complementaria evitará la deficiencia de ciertos nutrimentos que aportan energía (calorías) en forma de proteínas, además de micronutrimentos como hierro o zinc y ayudará a que el paso de la lactancia a la alimentación familiar se produzca sin problemas.

¿Cómo y con qué iniciar la alimentación complementaria?

Los alimentos deben proporcionar suficiente energía, proteínas y nutrimentos para cubrir las necesidades del bebé en crecimiento.

 “Es importante que cuando el bebé está aprendiendo a comer, se dé primero el alimento y después la leche materna, esto para evitar que el tema de saciedad interfiera en la obtención de los nutrimentos que ahora son necesarios”, enfatiza la Lic. García.

El inicio de la alimentación complementaria idealmente debe comenzar con cereales ya que es un alimento que brinda la energía suficiente para las actividades diarias del bebé, y permite en pequeñas probaditas que el bebé reciba los nutrimientos necesarios para su pequeño estomaguito (hidratos de carbono, vitaminas, minerales), sin favorecer a la obesidad.

El cereal es el alimento con más nutrimentos que cualquier otro permitido para iniciar la alimentación complementaria, especialmente si consideramos aquellos cereales que ayudan a prevenir la deficiencia de hierro[2].

Es recomendable que el momento del cereal sea a la hora del desayuno (en platito y con cuchara) para propiciar que el bebé tenga energía suficiente durante el día, para que juegue y crezca sanamente.

Los primeros días de su alimentación complementaria, el pequeño debe consumir alimentos con un solo ingrediente nuevo cada tres o cuatro días para notar si ocurre alguna reacción alérgica. El cereal de arroz y el cereal de avena en una porción de 15g son los ideales para sus primeras probaditas. Es importante fomentar el gusto por los distintos sabores y texturas de los alimentos, si tu bebé aceptó bien sus primeros cereales prueba combinando con cereal de arroz y avena y 4 cereales.

“La alimentación complementaria oportuna, adecuada y segura es indispensable para el bebé ya que complementa la energía y los nutrimentos de la leche materna para promover un óptimo crecimiento y desarrollo, promueve la formación de buenos hábitos alimenticios y estimula el desarrollo de diferentes áreas como la personal, social y motora”, concluye la nutrióloga García.

Acerca de GERBER®

Desde hace más de 70 años  GERBER® ha sido la marca preferida y reconocida como experto en nutrición infantil, comprometidos con la mamás mexicanas para ayudarles con un comienzo sano que se reflejará toda la vida.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Nuevo estudio sugiere que comer almendras mejora el control de la glucosa sanguínea y el colesterol en jóvenes prediabéticos

El Día Mundial de la Diabetes se celebra el 14 de noviembre, pero desafortunadamente las …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *