Imagen de la web

Pandemia aumentó la inseguridad alimentaria en hogares con niñas y niños menores de 5 años

En México se requiere transformar el sistema alimentario para que sea saludable y sustentable y proteja a la población de los intereses comerciales y, en particular, a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, niños, niñas y adolescentes y quienes enfrentan inseguridad alimentaria.

El sistema alimentario saludable y sustentable contribuiría a resolver problemas de hambre, desnutrición e incremento de enfermedades crónicas no transmisibles, señaló el investigador en Ciencias Médicas del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), Juan Rivera Dommarco.

Afirmó que el sistema alimentario mexicano no es resiliente frente a fenómenos que exacerban las crisis estructurales. Como ejemplo, mientras que la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2018-2019 mostró que 38% de los hogares con niñas y niños menores de 5 años tenía seguridad alimentaria, en 2021 bajó a 32% debido al impacto de la pandemia de COVID-19.

En su ponencia “Hacia un sistema alimentario saludable, equitativo y sustentable”, explicó que las inequidades en alimentación y nutrición en el país se reflejan en que, en 2019, 23.5% de niñas y niños menores de 5 años de hogares indígenas tenían talla baja para la edad (desnutrición crónica), mientras que en población no indígena la prevalencia fue de 13.1%.

Rivera Dommarco apuntó que la pandemia ocasionó incremento 12.8% en áreas rurales y de 14.1% en zonas urbanas en los costos de la canasta alimentaria básica, conforme a datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Para saber más…

El investigador en Ciencias Médicas indicó que otro de los factores que propicia la desnutrición es la baja prevalencia de lactancia materna exclusiva desde el nacimiento hasta los seis meses (28.6%), junto con la falta de lactancia continuada y alimentación complementaria, saludable (libre de alimentos ultraprocesados) hasta los dos años o más.

Agregó que, en México, en comparación con lo recomendado por las guías alimentarias (Plato del Bien Comer), el consumo de frutas, verduras y leguminosas (como el frijol) es deficiente, mientras que la ingesta de bebidas azucaradas es tres o cuatro veces mayor y el consumo de productos ultraprocesados es 70% mayor a lo que sugieren las guías.

Precisó que 30% de las calorías que consumen las y los mexicanos son productos ultraprocesados, y entre menor es la edad, mayor es el consumo de estos productos dañinos. Así, la dieta de niñas y niños menores de 5 años contiene 38% de dichos productos, mientras que la de adultos contiene 26.2%.

Rivera Dommarco advirtió que el sistema alimentario actual, caracterizado por el consumo bajo de vegetales y elevado de carnes rojas y embutidos, está degradando al planeta, ya que el sistema alimentario es responsable de 29% de la emisión de gases de efecto invernadero, además de que casi 40% de la tierra se destina a la agricultura, porcentaje que sigue aumentando, lo que propicia la extinción masiva de especies.

Además, 70% del agua limpia se utiliza en agricultura y el uso de nitrógeno y fósforo causa exceso de nutrientes inorgánicos en lagos y costas, lo que conduce a la muerte de especies acuáticas.

DZ

Para saber más…

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Trastornos metabólicos y cómo tratarlos con fisioterapia

Por: Dra. Dulce María Flores Cano, académica de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG). La …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.