Combatiendo la psoriasis

La psoriasis está relacionada con otras afecciones de la salud, como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, las enfermedades del hígado, la depresión y la obesidad.

  Según se indica en un boletín de Laboratorios Pfizer, el sábado 29 pasado se celebró el Día Mundial de la Psoriasis, con el objetivo de incrementar la conciencia sobre la psoriasis y la artritis psoriásica entre pacientes, médicos, enfermeras y público en general; así como para dar a los pacientes la atención y consideración que merecen.

Campaña informativa

  En este sentido, la compañía se unió a este esfuerzo para comunicar aspectos importantes sobre el padecimiento, en una campaña informativa para desmitificar el mal.

¿Qué es la psoriasis?

  La psoriasis es una enfermedad autoinmune caracterizada por lesiones en la piel inflamadas y enrojecidas cubiertas por una capa blanca plateada. Se trata de una condición no contagiosa que puede afectar a cualquier persona sin importar su edad, sexo o raza, siendo la psoriasis en placas la más común.

Esta respuesta inmune puede ser disparada por una predisposición genética y factores tales como: el estrés emocional, lesiones en la piel, ciertas infecciones causadas por un virus o bacteria, o reacciones a medicamentos específicos tales como beta-bloqueadores y litio, además de algunos tratamientos para la psoriasis, como la antralina y la fototerapia, que pueden tener un efecto pro-inflamatorio si se aplican muy agresivamente.

Opciones terapéuticas

  La psoriasis no tiene cura, pero hay una gran variedad de tratamientos para controlarla. Debido a la complejidad en el manejo de la enfermedad, los pacientes deben acudir con un dermatólogo clínico para recibir la terapia que se adecúe a su condición.

Las opciones terapéuticas para tratar la psoriasis incluyen, entre otras cosas:

Agentes tópicos: comúnmente se usan para tratar los casos de psoriasis leve.

Fototerapia: para casos de moderados a severos.

Terapia sistémica: píldoras o tabletas usadas en casos de moderados a severos. Los tratamientos sistémicos afectan a todo el cuerpo y a menudo trabajan suprimiendo el sistema inmune.

Medicamentos biológicos: a diferencia de otras terapias que están hechas combinando químicos producidos por el hombre, los biológicos son creados de proteínas humanas o animales. Si bien otras terapias sistémicas tienen un amplio impacto en el sistema inmune, los biológicos están diseñados para dirigirse a moléculas específicas en el mismo sistema.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

IMSS y UNICEF firman Memorándum por una Infancia Libre de Obesidad en México

LaSalud.mx.– El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Fondo de las Naciones Unidas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *