Problemas de tiroides ocasionan disfunción orgánica

  • Las alteraciones de tiroides pueden aparecer en cualquier etapa de la vida
 
Nerviosismo, pérdida de peso, intolerancia al calor, palpitaciones, alteraciones menstruales acentuadas, caída de cabello, piel húmeda y caliente, taquicardia, entre otros, pueden ser síntomas de hipertiroidismo, uno de los trastornos de la glándula tiroidal.
 
Informó lo anterior Sara Arellano Montaño, médico de base del servicio de endocrinología del Hospital General de México, durante el Seminario “La Enfermedad tiroidea ¿un trastorno común en los mexicanos?”, organizado por el Instituto Nacional de Salud Pública, donde explicó que el hipertiroidismo se presenta porque hay disminución de niveles de hormona estimulante de la tiroides (TSH por sus siglas en inglés), así como elevaciones (triyodotironinca T3 y tiroxina T4).
 
La tiroides es una glándula dedicada a la producción de hormonas tiroideas (T3 y T4), se encuentra en la cara anterior de la tráquea y es de las más grandes que tiene el cuerpo humano.
 
“Esta glándula es muy importante en la función de todo nuestro organismo porque interactúa con múltiples órganos como corazón y riñones,  también influye en la función cardiovascular, por ello su disfunción implica un gran número de manifestaciones clínicas”, detalló.
 
Además regula el metabolismo, enzimas y colesterol, favorece el crecimiento de músculos y a la maduración ósea, crecimiento de cabello e interviene en el flujo sanguíneo.
 
Por otro lado, agregó que el hipotiroidismo se presenta cuando existe cualquier grado de deficiencia de hormonas tiroideas, por esta razón es fundamental su medición y saber si el problema es congénito, adquirido, clínico o subclínico.
 
La especialista enfatizó que las hormonas tiroideas contribuyen al flujo sanguíneo desde el momento de la concepción  a través de la madre, y el producto se vuelve independiente a partir de la semana 14 de gestación cuando se forma el tejido tiroideo, pero si la mamá tiene un déficit de la tiroides, el bebé puede tener problemas, por ello es necesario determinar si al nacer ya tiene un problema congénito.
 
En el hipotiroidismo clínico hay fatiga, aumento de peso (por retención de líquidos), piel seca, pérdida de cabello, uñas quebradizas, color de piel amarillo-rojizo, disminución de sudoración, hipotermia, intolerancia al frío, insuficiencia cardiaca, constipación, alteraciones de memoria y puede haber infertilidad que se corrige cuando se atiende este problema.
 
Comentó que hay personas que no tienen síntomas o éstos son muy leves por ello se acostumbran a vivir con cansancio, dormir en el día porque no es suficiente el sueño de la noche.
 
Sara Arellano destacó que las alteraciones de tiroides pueden aparecer en cualquier etapa de la vida, sin embargo es fundamental evaluar a mujeres de más de 50 años, adultos mayores, enfermos de diabetes mellitus y a quienes presenten cualquiera de los síntomas antes mencionados.
 
Finalmente agregó que la importancia de detectar alteraciones en la glándula toroidal radica en que éstas incrementan el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular, obesidad abdominal, osteoporosis, hipercolesterolemia, resistencia a insulina y diabetes.
 

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

“Prevención de la mala nutrición en los primeros 1000 días de vida”

Por cada dólar invertido en la nutrición durante los primeros mil días de vida de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *