Cuida tu corazón

 

Diabetes, enfermedades renales y hepáticas, asociadas con niveles altos de triglicéridos y colesterol

Los triglicéridos y el colesterol de alta y baja densidad se miden su concentración  en la  sangre por medio de un análisis clínico en  el laboratorio clínico.

Para evitar alteraciones que se manifiesten en concentraciones anormales del  colesterol y triglicéridos  en la sangre y que por consecuencia se originen las    placas de  ateroma en las arterias y  venas, provocando complicaciones cardiovasculares o de tipo circulatorio y con ello un  ataque al corazón, es importante tener una alimentación  balanceada, nutritiva y sin exceso de grasa, dijo el doctor Leonardo Galindo Gutiérrez, adscrito al Hospital General Regional 200 del IMSS  México Oriente.

Las alteraciones del metabolismo  de los lípidos son provocados por la diabetes mellitus, hipotiroidismo, la insuficiencia renal crónica, obesidad, ingesta de alcohol y  enfermedades hepáticas están asociadas a presentar los niveles altos de triglicéridos y colesterol, son conocidas como  secundarias. Existen también trastornos primarios  y que tiene  su origen genético y se transmiten de padres  a hijos según  las leyes  mendelianas.  

Los triglicéridos y el colesterol de baja y alta densidad se miden su concentración como parte de un análisis clínico de sangre en el  laboratorio clínico. Los niveles normales de triglicéridos se encuentran por debajo de 150 mg/dl, y los niveles de colesterol normal son por debajo de 200 mg/dl.

El doctor Galindo Gutiérrez siguiere no consumir en exceso grasas saturadas que encontramos en la leche entera, yogurt, quesos con alto contenido de grasa, mantequilla, crema, vísceras y manteca, es decir grasas de origen animal como es el puerco o res. Además de limitar el consumo de embutidos y eliminar definitivamente en la dieta los alimentos chatarra, no consumir tabaco y líquidos embotellados  con alto nivel de  glucosa los llamados refrescos. 

En cuanto al consumo de grasas es preferible las de tipo mono- insaturadas, por ejemplo el aguacate, las oleaginosas, como nuez, avellanas, cacahuate y pistaches; además guisar con aceite vegetal (olivo, maíz, cártamo, girasol)  y  consumir  acido graso Omega-3 que se encuentra en  el pescado.

Además de recomendar el ejercicio físico diario de tipo aeróbico como es nadar, caminar o bailar  por lo mínimo 30 minutos diarios y tomar agua  potable, sugiere  evitar el consumo de grasas saturadas, por ejemplo: sustituir la leche entera por leche descremada; utilizar yogurt bajo en grasa; preferir cortes de carne magra, comer carne de pavo o pollo sin pellejo y pescado fresco.

Es importante destacar que a través de los programas preventivos del IMSS, como el PREVENIMSS, se pueden detectar  a tiempo los principales datos de riesgos como lo son la elevación de colesterol y triglicéridos, así como también los exámenes de glucosa para descartar la diabetes mellitus.

 

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

“Prevención de la mala nutrición en los primeros 1000 días de vida”

Por cada dólar invertido en la nutrición durante los primeros mil días de vida de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *