¿Que es la hipertensión arterial?


 

El corazón funciona como una bomba hidráulica que impulsa la sangre hacia todo el organismo. Al viajar por el interior de los vasos sanguíneos, la sangre ejerce presión sobre las paredes internas de los mismos. Esto se conoce como presión arterial.

 

La presión arterial depende tanto de la fuerza con la que el corazón impulse la sangre como del grado de flexibilidad de los vasos sanguíneos. Estos dos factores ofrecen un indicio del estado general de la salud de nuestro organismo, ya que el primer es indicador de si el corazón está funcionando con la fuerza adecuada, y el segundo, de si la sangre contiene un exceso de sustancias como glucosa, sales o grasas.

 

El corazón realiza dos tipos de movimientos básicos: la sístole, que es cuando se contrae para expulsar sangre, y la diástole, que es cuando expande sus válvulas para que entre sangre. En el primero, la presión arterial llega a su punto máximo (presión sistólica), mientras que en el segundo, ésta llega a nivel más bajo (presión diastólica). Al medir la presión arterial se mencionan dos cifras por escrito (por ejemplo 120/80). La cifra más alta corresponde a la presión sistólica y la más baja, a la diastólica.

 

La presión sistólica nos sirve para conocer con qué fuerza está expulsando la sangre nuestro corazón, y la diastólica es la mínima presión de la sangre contra las arterias; esta última no depende de la fuerza del corazón sino de la resistencia de los vasos sanguíneos. Se dice que una persona padece de hipertensión arterial cuando su sangre circula todo el tiempo con una presión mayor de lo conveniente.

 

Es importante señalar que la hipertensión arterial se puede controlar casi por completo y es muy importante mantenerla bajo control para evitar hemorragias internas. Para poder afirmar que una persona padece de hipertensión es necesario llevar a cabo múltiples mediciones y estudios en distintos momentos que avalen el diagnóstico, ya que la presión arterial, de manera general, varía de forma espontánea día con día.

 

La hipertensión arterial es conocida por ser una %u201Cenfermedad silenciosa%u201D por no presentar síntomas. Aun así, hay ciertas molestias que suelen acompañarla, por lo que es conveniente tomarlas como signos de alerta; algunas de ellas son dolor en el pecho, latidos cardiacos irregulares, visión borrosa, zumbido de oídos, hemorragia nasal, náuseas frecuentes, dolores de cabeza y cansancio. Si alguna de estas molestias se presenta, es importante comentarlo con el médico para tomar las medidas necesarias en caso de que haya un cuadro de hipertensión.

 

Como parte del programa CASALUD del Instituto Carlos Slim de la Salud, en el portal www.clikisalud.com podrás encontrar manuales tanto para profesionales como para el público en general sobre hipertensión arterial. Los manuales están basados en un modelo novedoso de atención/prevención/participación que hace frente, de una forma nueva y diferente, al desafío creciente que representan las enfermedades no transmisibles como la diabetes, la hipertensión, el colesterol elevado y la obesidad.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Factores como sedentarismo, productos industrializados, alcohol y tabaco incrementan posibilidad de desarrollar hipertensión arterial

En México, 40 millones de personas padecen hipertensión arterial, enfermedad que, de no atenderse a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *