Alimentación balanceada, ayuda a reducción de colesterol y triglicéridos


El colesterol y los triglicéridos son un tipo de grasa que se encuentra en la sangre, y hasta cierto nivel son necesarios, no obstante, en niveles altos son perjudiciales para la salud porque puede producir ataques al corazón y el cerebro.


El Departamento de Nutrición de la Unidad Médica Familiar No. 222 del Instituto Mexicano del Seguro Social, menciona que en un día normal se atiende un promedio de 25 pacientes, de los cuales aproximadamente 80 por ciento presenta problemas por niveles altos de colesterol y triglicéridos.


El colesterol se procesa en el hígado y proviene de sustancias inmersas en las grasas de origen animal; es necesario para ciertas funciones que realiza el organismo, los problemas de salud empiezan cuando se elevan sus niveles por arriba de los 200 miligramos por decilitro de sangre.


En la sangre tenemos dos tipos de colesterol: uno de alta densidad y otro de baja; el de alta es aquel colesterol bueno, mismo que debe estar como mínimo en 45 miligramos por decilitro de sangre, y el de baja es el conocido como “colesterol malo”, este se debe mantener por debajo de los 200 miligramos por decilitro.


Todos los alimentos de origen animal son factores que incrementan el colesterol, como la yema de huevo, mantequilla, los productos fritos, capeados o empanizados. Dentro de los alimentos que ayudan a disminuir el colesterol se encuentran las nueces, cacahuates, almendras, aguacate y aceitunas, por su alto contenido en ácidos Omega 3, 6 y 9 que además elevan el colesterol de alta densidad.


El área de nutriología de la UMF No. 222 indica que de este tipo de alimentos debemos consumir de una a dos raciones por día, que van a ayudar a la protección cardiovascular, tomando en cuenta que una porción se compone de diez piezas como máximo.


Cabe destacar que se tiene una mala información cuando pensamos que sólo las personas con sobrepeso u obesidad pueden padecer de colesterol alto, hay ocasiones en que personas con altura y peso normales, pueden tener las arterias saturadas de grasas y muestran niveles entre los 300 y 350 miligramos de colesterol.


Los triglicéridos al igual que el colesterol es grasa en la sangre, la diferencia es que éstos provienen de los alimentos ricos en carbohidratos (azúcares) y que nuestro organismo los convierte en triglicéridos, de los cuales podemos aprovechar su energía para nuestras actividades físicas, y así evitar se conviertan en grasas causante de sobrepeso.


Todas las personas deben mantener los triglicéridos por debajo de los 130 miligramos por decilitro de sangre. Entre los productos alimenticios que no se recomiendan consumir, ya que alteran la cantidad de triglicéridos en el organismo, se encuentran: dulces, frutas cristalizadas, jugos industrializados. Incluso, el abuso de jugos naturales, como puede ser ingerir más de un litro al día, es mejor comer la fruta con toda su fibra -cáscara-.


Quienes se ven más afectados por este padecimiento son los infantes, por la cantidad de azúcares que consumen a diario, y a la fecha se reciben en esta especialidad, diagnósticos de laboratorio efectuados a niños, con resultados de hasta 500 miligramos de triglicéridos por decilitro de sangre.


Nuestro cuerpo no necesita azúcares, pero si se desea consumir algún producto proveniente de este grupo, como lo son: mermeladas, miel, cajeta, leche condensada, chocolate, el máximo recomendable es sólo de una a dos raciones, o lo equivalente a dos cucharaditas cafeteras al día.


Así mismo, el tabaco y el alcohol influyen para que los triglicéridos aumenten, puesto que son un factor de riesgo cardiovascular como la hipertensión, obesidad y la diabetes, con el riesgo además de sufrir un infarto.


Estos dos padecimientos se detectan a través de un estudio de sangre a pacientes en ayuno, de por lo menos seis horas y es recomendable hacerlos cada tres meses con la finalidad de vigilar de manera periódica si los niveles han descendido.

  

De esta manera, se recomienda incluir en la dieta alimenticia entre 20 a 25 gramos de fibra al día incluida en cereales o pan integrales,  así como también en la cáscara de las frutas, ya que ayuda  a controlar los niveles de triglicéridos y colesterol en el organismo.

  

La Delegación Estado de México Poniente recuerda a sus derechohabientes, que acudan a su Unidad de Medicina Familiar para que el médico realice una valoración integral de su salud, y así poder prevenir padecimientos futuros. 

 

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Exigen alimentos libres de aceites parcialmente hidrogenados y de grasas trans

Los ácidos grasos trans o grasas trans aumentan la mortalidad cardiovascular, los infartos cerebrales y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *