Dengue: un virus global

Cada año, medio millón de personas son hospitalizadas en todo el mundo por el dengue. Se trata de un virus que se propaga rápidamente a través de un vector: el mosquito hembra Aedes aegypti, quien es capaz de transmitir cuatro serotipos distintos (1,2 ,3 y 4).

El virus del dengue, igual que todos, circula en el medio ambiente, sin embargo, el mosquito por sí solo no puede transmitir el virus debido a que necesita, primero, picar a un ser humano infectado para convertirse en portador del agente infeccioso. Con ello pasa a ser un factor de riesgo ya que el mismo insecto es capaz de infectar a más de una persona por medio de una picadura.

El virus también puede transmitirse por transfusión sanguínea y de una madre a su hijo en periodo de gestación.

El 67.3 por ciento de quienes se infectan no presentan síntomas, por lo que no es necesaria una hospitalización, sin embargo, en otras personas, el virus evoluciona y pasa por tres fases en el cuerpo humano.

Después de pasar la sintomatología –que comprende fiebre alta, dolor de cabeza, de ojos y articulaciones– el virus permanece 15 días en el cuerpo y la persona queda inmune al serotipo que la afectó. Esto significa que aún existe la posibilidad de adquirir otro serotipo.

Zonas de riesgo

Para que la larva del mosquito se forme, se requiere de un lugar en donde exista agua limpia estacionada, como pequeños estanques, desagües, terrazas y contenedores expuestos al ambiente. La larva del mosquito no se desarrolla en ríos o aguas negras.

Los mosquitos son domésticos, las larvas se desarrollan entre los 25° y 35° centígrados de temperatura en un tiempo estimado de cinco días.

Las zonas tropicales o áreas costeras, donde existe acumulación de agua constante por las lluvias, son consideradas zonas de riesgo, sin embargo, está probado que la larva del mosquito puede desarrollarse en cualquier zona geográfica si se cumplen las condiciones para la sobrevivencia del insecto.

La población de localidades urbanas y rurales está en igual riesgo, aunque los grupos más vulnerables son adultos mayores, menores de edad, personas con obesidad, mujeres embarazadas y quienes viven con diabetes.

Estrategias de prevención

De acuerdo con Jorge Méndez Galván, investigador del Hospital Infantil de México “Federico Gómez” y especialista en enfermedades transmitidas por vectores, se requiere de la participación de la sociedad para evitar la propagación del virus. “Deben existir acciones comunitarias de prevención entre las que se destacan mejorar las formas de diagnóstico, pues los malestares suelen confundirse con otras patologías”, afirmó.

La primera estrategia que los especialistas plantean para combatir la pandemia es la ambiental: consiste en eliminar los criaderos de mosquitos que pueden estar presentes en todas partes. La segunda es el control químico mediante la creación de larvicidas. La última consiste en un control biológico basado en la eliminación de bacterias y larvas por medio de peces.

César Martínez, infectólogo pediatra del Hospital Universitario de Nuevo León, aseguró que para detener la aparición del virus se requiere de higiene y saneamiento básico. Limpiar patios y terrazas es indispensable para que estén libres de charcos y se evite la aparición de larvas de moscos.

Como medida individual también se recomienda usar repelente de insectos y prendas de punto cerrado que protejan la piel de cualquier piquete, sobre todo en periodos de lluvia que es cuando aparecen las larvas de mosquitos.

Hasta el momento no existe un fármaco antiviral para el del dengue, por ello, se trata con medicamentos que contrarresten los síntomas. En el periodo de infección, las y los pacientes debe reposar, tomar muchos líquidos y tomar analgésicos prescritos.

El reto

De acuerdo con datos de la Organización Panamericana de la Salud, México ocupa el cuarto lugar mundial con 60 mil personas que adquirieron el virus del dengue en 2012. Los sitios anteriores son ocupados por Brasil, Indonesia y Vietnam.

A pesar de esto, México es el país con mejor control del virus y también tiene el mejor sistema de monitoreo en el mundo. Se calcula que ejerce un gasto de 240 millones de dólares cada que hay un brote.

Hasta el momento, la vacuna más avanzada que existe para dengue se encuentra en fase III, es decir, se está evaluando su eficacia y seguridad con estudios de seroprotección (eficacia para contener los diferentes tipos de virus) para poder registrar el producto y ponerlo a disposición de la población.

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

“Prevención de la mala nutrición en los primeros 1000 días de vida”

Por cada dólar invertido en la nutrición durante los primeros mil días de vida de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *